29 dic. 2012

Fauna Mongola Tirada Limitada

Personajes a go-gó
¿Os gustaría tener o regalar un personaje de Fauna Mongola? ¿Os sentís identificados con alguno, o pensáis que es el vivo retrato de alguien que conocéis?

Hasta hace algún tiempo anunciaba en Fauna Mongola una tirada limitada a 25 copias de cada personaje que había impreso en papel de 300 gr., numerado y firmado. Como de los últimos personajes no llegué a imprimir nada (por ahora) dejé aparcado el tema por el momento. Pero todavía me quedan ejemplares, y he acercado algunos a Rughara, en Madrid (podéis ver la dirección pulsando sobre el link, os recomiendo que echéis un vistazo a todas las cosas que tienen, que más de una os sorprenderá!). El precio son 25 € cada uno, 20€ a partir de tres. Si no sois de Madrid y no podéis acercaros, podéis escribirme (cristobal.fortunez@gmail.com) y consultarme si tengo el personaje que os interesa, y os lo envío a casa por correo. Pero recordad que sólo se han impreso 25 de cada, y algunos están ya en la últimas!

Os informaré cuando tenga los últimos personajes listos, así como cuando vuelva a subir otro post , que tengo ganas ya. A continuación podéis ver una foto con algunos de mis chic@s en cama.

24 dic. 2012

Carbón Digital

Detalle del personaje de Carbón Digital

Os dejo uno de los últimos trabajo que he hecho: dar vida a unos niños, muy cabroncetes ellos, que no se merecen regalos estas Navidades, y cuyos padres tienen la oportunidad de pedirle a los Reyes Magos que les traigan un carbón muy especial. Si alguno de estos es vuestro hijo, yo no lo dudaría, y este año abogaría por el Carbón Digital. Podéis ver los personajes en este enlace, hacer click sobre cada uno y compartirlo con los demás

Los niños de Carbón Digital

Un retrato de Iván Franco

Rescatado del baúl de los recuerdos
Ayer fue un gran día para mi excompañero de piso y amigo Iván Franco, pintor y fotógrafo; y cuando digo pintor y fotógrafo me refiero a que hagáis click sobre su nombre, porque decir cualquier cosa sobre su talento sería quedarse corto. Rebuscando entre papeles viejos y carpetas polvorientas, rescaté este retratillo que le hice a lápiz en el año 2002 (En aquellos años creo que me dio por hacer retratos a mis compañeros de piso todo el tiempo), y que, en un arranque de tierna inocencia titulé "Iván Gogh" Sí, podéis reíros,yo  hacía esas cosas. 
Comprobad que todos tenemos un pasado y este es el mío, y me hace mucha ilusión enseñar esto, que me acompaña desde entonces. Como ayer no pude estar en tan importante día para Iván, mi pequeño homenaje en la distancia. Siempre arriba, señor!!!!!

18 dic. 2012

Fauna Runnera El Duende

Fauna Runnera revista El Duende
Os dejo aquí los dibujos que hice para la revista El Duende especial Madrid Running con motivo de la carrera San Silvestre que Nike patrocina. Son 4 personajes que me encargaron ilustrar y que hacen referencia a 4 tipos de corredores. Me gusta especialmente cómo me han quedado los de la página izquierda; no sé, esa cosa rara que es cogerle cariño a personajes que no existen y de los que te sientes un poco papá. Ahora que lo pienso les falta uno: el corredor intermitente, ese que cada vez que se ve barriga se calza las zapatillas y se pasa dos o tres meses pateando la ciudad. Ese que cuando dice "ya está el trabajo hecho" se pasa los siguientes tres meses sentado delante del ordenador con una botella de Coca-Cola al lado. Sí, amigos. Ese soy yo.

El corredor de la era Acuario
Dibujo para El Duende de Cristóbal Fortúnez

14 dic. 2012

La conquista de lo inútil

Portada Cristóbal Fortúnez libro Werner Herzog
Me hace especial ilusión haber podido trabajar la portada de este libro, el diario en el que Werner Herzog desataba sus demonios mientras rodaba aquella oda a la obsesión que es Fitzcarraldo. Además, yo contentísimo también de trabajar con una paleta de colores tan reducida (3 y el fondo); cada día estoy más convencido de que es más difícil componer con menos colores que con más (Por eso suelo meter, amigos!). Me flipa esta colección "rústica" de Blackie Books, de apariencia sobria y colores poco usuales, si os fijáis en el resto de libros reeditados en este formato, todos respiran este aire sobrio y añejo que asocio, al menos yo, al libro de bolsillo. Además huele fenomenal. Os lo digo yo, que aunque esté con mocos, de olfato no ando corto.
Werner Herzog en una selva de pájaros

10 dic. 2012

Sándwiches de mermelada

Trozo portada libro
Otra vez se me acumula el trabajo. Me había propuesto ir actualizando a medida que fuese acabando cosas, pero la cabeza no me da para tanto. Con estos parones sé que no me van a dar el premio a la regularidad, pero vivo inmerso en un caos de proyectos y trabajos que se solapan y prefiero centrarme en acabar lo que tengo entre manos antes de meterme en historias de blogs. Por eso se hace esperar la próxima entrada de Fauna Mongola, pero tranquilos que no se ha ido....

El hecho es que llevaba algún tiempo queriendo subir la portada que había hecho para un libro de Patricia Lorente, Sándwiches de mermelada, que creo que presentará dentro de nada, a mediados/ finales de diciembre, aquí en Madrid. Es un libro enfocado a un público más bien adolescente (corrígeme, Patricia, si me equivoco), con una portada especialmente enfocada a este, con colores amables y vistosos y una estilo algo más suave del que suelo utilizar. La verdad es que me lo paso bien con estos saltos camaleónicos, creo que me volvería loco si tuviera que hacer siempre lo mismo!

 Ya os comentaré más por aquí acerca del libro y su presentación!

Portada del libro sándwiches de mermelada

22 nov. 2012

Tatuajes

Página Vanidad Noviembre 2012. Cristóbal Fortúnez
Cuando Labrador, de Gandía Shore, dejó de verse como un "mindundi" en el espejo de su casa, y cogíó confianza suficiente como para sacar chasis a la calle, se tatuó en su antebrazo "Mi vida es un sueño". El tatuaje no es que fuera muy bonito, pero como el mejor arte conceptual, actúa de reclamo misterioso y recompensa con historias al ser interrogado. Es un templo erigido al momento con más significado de su vida, al que acude para encontrarse y reconocerse, y a la vez un escaparate a lo que hay detrás de sus músculos. La tinta de su brazo es su mejor estado de Tuenti. 

 Me encantan las historias que hay detrás de un tatuaje. No quedan muchas cosas en este mundo de postal cuya belleza esté más allá de su apariencia. Hace un par de meses, Maria Louise Del Rosario se hizo famosa a nivel mundial por tatuarse el nombre de su novio alrededor del ojete. Era la segunda vez que lo hacía, tras debutar con el nombre de su anterior pareja, Vince. Al parecer, su actual novio no se podía quitar de la cabeza al tal Vince cada vez que su chica apoyaba los codos desnuda en la cama. Esta decidió gratificarle con el mismo honor con el que había honrado a su ex. Las dos inscripciones fueron fruto de un arranque de amor. Regalos desinteresados. Para ella era una acción llena de significado, supongo que como el sueño de Labrador. Ignoro lo que Maria Louise quería decir, pero seguro que era bello. Seguro que en sus ojos era el regalo más bonito que podía hacerles, y hacerse ella misma. No importa el sentido que esta acción cobre en mis ojos, los vuestros o los de un psicólogo o un semiólogo. Porque, como decía antes, el tatuaje es uno de los pocos lenguajes contemporáneos que resisten un visionado subjetivo. Es el alma que habla.

 El culo de Maria Louise no fue el primero en ser tatuado, ni mucho menos. Ella carda la lana porque documentó el proceso en Youtube, y el video se volvió viral. He visto las fotos, así como las de otros anos decorados, y a pesar de lo que muchos opinen el resultado no es en absoluto escandaloso. Los tatuajes siempre tapan la desnudez. Camuflan, qué sé yo. Abres tu alma cerca del fistro y el fistro ya no se ve. Es absorbido por la tinta que lo rodea. El único dibujo que consigue hacerte parecer más desnudo son las tanlines. 

 Yo no tengo tatuajes porque nunca he sido capaz de imaginar algo que me defina de por vida. Nunca me he decidido por nada. Hoy soy así, mañana soy asá. Soy un tipo de calcamonías. De esos que fantasean todo el día con empezar de cero. Resetear, y empezar desnudo, otra vez. Un irresponsable, vamos. Dave Mustaine, de Megadeth, decía que él no se tatuaba, que eso era como ponerle pegatinas a un Ferrari. Por mucho que me encanten estas bravuconadas yo no pienso así. Hoy en día, tu cuerpo es el muro de tu propia red social. Un tatuaje sería algo así como un estado, siempre visible, como la biografía de Facebook que no puedes ocultar. Recuerdo cuando tatuarse conllevaba un elemento inconsciente, peligroso. Los tatuajes en España eran generalmente horribles, carcelarios, borrosos, que sin decir nada, decían mucho de uno mismo. Un gnomo con turulo en la nariz, un hada sentada en una seta, un corazón tembloroso... eran una bofetada a la estética dominante y a la sociedad. Esos tiempos han pasado. Ahora, esos dibujos en la piel son bonitas historias, decisiones o recordatorios. Pero no hay nada nuevo bajo el sol. Hace poco descubrieron la momia de una princesa siberiana de hace 2.500 años. Llevaba el cuerpo tatuado con un estilo increíblemente similar al actual. Según los expertos, sus tatuajes servían para dar vida a sus sentimientos y pensamientos. En sus hombros, espalda y brazos, unicornios y seres mitológicos. Tal vez algún amante la había hecho sentir un animal salvaje. Tal vez, como Labrador, pensaba que su vida era un sueño. Que los dibujos en la piel de una persona que lleva dos milenios muerta nos puedan hacer soñar con su vida invalida cualquier cosa mala que pueda querer decir alguna vez sobre los tatuajes. Incluido eso de la edad, los escotes y las arrugas. 

Originalmente escrito e ilustrado para la revista Vanidad, octubre de 2012

8 nov. 2012

Presentación Genio de extrarradio

Ilustración libro Sergio Fanjul

A los que me tenéis en Facebook es posible que os haya llegado la invitación al evento, si no, os la dejo aquí  .  Hoy jueves día 8 de noviembre hacemos en la librería Arrebato, calle La Palma, 21 en Madrid, la presentación del libro de Sergio Fanjul para el que he hecho 6 ilustraciones. Será una cosilla en petit comité, pero muy divertida, espero. Creo que Sergio tiene preparado algo para la ocasión, aparte de la obligada bebida y su habitual aplomo
Creo que ya os comenté que los cuentos están de puta madre, así que si os apetece pasar y compraros un ejemplar, seguro que no os arrepentís. El libro es pequeñito y muy fácil de llevar, de un formato que mola mucho si tienes que viajar en metro o hacer descansos en el curro o lo que sea. Nos vemos!!!!!

Ilustración para Genio de extrarradio

25 oct. 2012

Think Big

Vinilos Think Big
Desde hace unos días, algunas tiendas del barrio de Malasaña, en Madrid y otras tantas de Barcelona tienen en sus escaparates una serie de vinilos inspirados en la campaña de Telefónica "Think Big". En ellos, las propuestas gráficas de Gregori Saavedra, La Fábrica de Pepinos y Cristóbal Fortúnez, que soy yo. El proyecto ha sido organizado por El Duende. La idea era crear una serie de vinilos independientes que pudieran tunear un poco las cristaleras. Mi propuesta consistía en convertirlas un poco en huertos urbanos, con plantas saliendo de suelo, techo o esquinas. La verdad es que me siento más cómodo haciendo animalotes que plantas, por lo que no he podido resistir la tentación de meter bichejos aquí y allá.

Tengo pendiente pegarme un rodeo para hacer fotos in situ, en cuanto las tenga, las pego por aquí. Desgraciadamente, no tengo fotos de las de Barcelona, así que si alguien me quiere mandar alguna y está bonita la coloco aquí también! Por ahora, os dejo con algunos detalles de las ilustraciones en pantalla. Ah! Si queréis más información sobre la propuesta, así como la lista de establecimientos que han hecho de sus escaparates una improvisada galería podéis verlo aquí

Vinilos Think Big
Vinilos Think Big
Vinilos Think Big

24 oct. 2012

1,2,3... Avance!!!! Genio de extrarradio

Un libro de Sergio Fanjul ilustrado por Cristóbal Fortúnez

El propio Sergio Fanjul lo anunciaba hoy en su Facebook. En breve saldrá publicado un libro suyo de relatos ilustrado por mí, del que puedo adelantar que la portada será algo similar a esto que veis. El título: Genio de extrarradio. Por ahora no sé si debo decir mucho más que que me entusiasmaron los relatos al leerlos por primera vez, que he utilizado por primera vez en mi vida negros puros en el color de las ilustraciones y que el libro se presentará en noviembre en, dice Sergio, Malasaña. Avanzaremos más cosas pronto.

23 oct. 2012

Fauna Mongola 63: Phishing...


Yo es que soy un poco bi
Me había olvidado de subir la última actualización de Fauna Mongola al blog. Y lo hago justo a tiempo, porque mañana quiero subir un post nuevo, que, adelanto la primicia, se llamará "Benditos museos" (siempre y cuando no cambie de opinión al levantarme, vamos, que todo puede ser).

Una cosa que siempre me ha llamado la atención es ese juego maravilloso de crear expectativas irreales a la hora de buscar pareja. Las mujeres lo hacen, los hombres lo hacemos. Pero la que creo que es la treta más cachonda y sofisticada de todas es esta, porque juega directamente con la mente retorcida que tenemos la mayoría de los varones. En serio os digo que hay un buen puñado de chicas especializadas en dejar caer en medio de una conversación su posible interés en personas de su mismo género. Ya está. Nada más. Todo el resto de la historia se gesta en la mente del chico, señor o caballero que asocia los términos bisexualidad, promiscuidad y disponibilidad y que hará lo posible por descubrir qué hay de cierto en la afirmación. En el caso de ser verdad, un apunte: Que a alguien le gusten las gambas y además le guste el chocolate no va a hacer que por ti se coma unas gambas con chocolate. No necesariamente.

Picaste!

20 oct. 2012

Jordi Hurtado es real

No es un holograma

Y ahora algo que me hace mucha ilusión....
¿Sabíais que Cuaderno Blackie Books está siendo todo un éxito? ¿Pensabais que esto iba a terminar en verano? Ni de coña, Cuaderno no para de crecer. De hecho, tiene actividades y juegos para pasarlo bien todo el año. Y cada día tiene más fanses!!!! No os lo creéis? Pues mirad este video tan chulo que me mandan de Blackie Books...
http://www.youtube.com/watch?v=BHqm9zhdKZw

Tú también creías que Jordi Hurtado era un holograma?

5 oct. 2012

Gatitos

La tostada hizo santo al gato

Hace no mucho tiempo saltaba a los medios la noticia de que un cerebro artificial creado por Google había decidido ponerse a buscar gatitos por Internet. La noticia, así contada, no era cierta, pues en realidad al cerebro se le había pedido que buscara gatos y lo noticiable del tema es que había aprendido a reconocerlos él solo. Para mí esta información era importante porque parecía legitimar el creciente e inquietante poder de la comunidad felina en la Red. Google lo avala y lo aprueba (Si Google hubiese sido coherente hubiese puesto al cerebro artificial a buscar porno, por eso del número de resultados. Puede que la palabra pussy quedara lost in translation, quién sabe... De todos modos, es bien sabido que los videos y fotos de gatos en Internet son el porno de los que tienen fobia al porno.)

 Desde siempre, el ser humano ha sentido fijación por los animales. Antes incluso de tener mascotas esto ya esa así. Yo estoy convencido de que las pinturas paleolíticas eran una especie de Youtube cavernario en el que los trogloditas se enternecían viendo las figuras de ciervos y mamuts haciendo cucamonas en las paredes. Por supuesto, no estaban los tiempos para sutilezas, así que lo de los gatitos que hablan y los perros que sueñan que corren tendría que esperar. Luego vino la domesticación: los animales ayudaban al hombre en sus tareas a cambio de comida, protección y una mano amiga en la parte posterior de sus orejas. A partir de este momento los animales domésticos pasaron a ser mascotas, se fueron aburguesando y aprendieron a hacer cosas cada vez menos útiles.

 Hoy en día, uno tiene mascotas porque al contrario de los humanos, son predecibles y fieles, y porque nunca te cuestionan nada y se ven obligadas a tolerarte. Los animales son brutalmente francos, pero basta con no molestarlos para que te cojan cariño. Con las personas no ocurre lo mismo. La franqueza hoy en día se valora de una forma extraña: Cada vez veo a más gente defender un tipo de sinceridad campechana que se hace muy desagradable y desde luego, poco amistosa. Un amigo que te dice a la cara que eres un mierda no es ni amigo ni nada. Ignoro si un gato, un perro, una tortuga o un hurón piensan esto, pero si lo piensan, desde luego se lo callan. Yo no quiero que mis amigos sean francos conmigo. Odiaría que lo fueran, qué aburrido. Yo necesito que mis amigos me sepan mentir bien, que me mantengan entretenido, que me alegren la vida con historias extraordinarias. Yo nunca preguntaré si son verdad o no, siempre y cuando parezcan reales. Y si tuviera un animal de compañía, yo no le pediría tanto. 

 Que a uno le gusten las mascotas puede tener más que ver con la necesidad de sentirse querido que con el amor por los animales. De hecho, a muchísima gente se la suda cualquier bicho viviente al que no puedan abrazar y hacer carantoñas. Cuando metemos la cabeza de un gatito en una tostada estamos fingiendo que ese animal tiene un algo especial que lo hace más gracioso y más humano, y por lo tanto más divertido. Todos los animales deberían aprender a hacer trucos para asegurar su supervivencia. Está claro que si los osos panda gruñeran algo parecido a"oh don Piano", el grueso de la población se volcaría en su conservación. Es triste, pero es así. Deberíamos entender que nosotros no somos una excepción. No sólo tendremos más amigos si somos capaces de entretenerlos con habilidades o historias asombrosas, sino que posiblemente, en un futuro, esas mismas habilidades a algunos nos permitan sobrevivir cuando los cerebros artificiales de Google decidan que ya se han aburrido de nuestra previsible falta de talento.

Originalmente escrito e ilustrado para la revista Vanidad, septiembre de 2012

13 sept. 2012

Tronistas

Colegas machotes


Hace unos días subí a Fauna Mongola un dibujo que me encanta. Lo había hecho este verano, pero como no había retomado (por enésima vez) el blog no podía hacer nada con él. Como lo hice en pleno agosto tiene colores muy veraniegos, como de polo de La Menorquina, que son los mejores.

paquetes tronistas
Mañana, viernes 14 estaré exponiendo unos cuantos dibujos de Fauna Mongola en la galería Factoría de Arte y Desarrollo, hechos a lápices de colores o tinta, que es el estado previo que tienen antes de ser terminados a ordenador. Podéis ver, por ejemplo, a mi colegas machotes de aquí arriba hechos a tinta china en su encarnación original. Siempre hay cosas que el dibujo pierde al aplicarle color, y para mí, muchas veces desearía haberlo dejado en la simplicidad original. Ese aspecto más "rústico", más "tosco", se pierde muchas veces en el estado definitivo. Cuestión de prioridades, supongo.

Colegas machotes

10 sept. 2012

Vivir del cuento

Vanidad- sept 2012
La mía la primera generación engañada de la posmodernidad. La ficción, y también la ciencia, de los años 50, 60, 70 y 80 nos habían vendido una idea de futuro que en nada se parece al mundo actual. Ciudades en la luna, pijamas de papel albal, esas cosas. EL FUTURO, con mayúsculas. No lo que está por venir, sino un fragmento de tiempo perfectamente delimitado, una nueva era. Se suponía que el segundo milenio sería el umbral, y la galaxia la frontera. Seres humanos semirobóticos de emociones controladas y ademanes manequinescos.

Mi gozo en un pozo. Cuando llegó el momento de ser mayor, la promesa de una utopía tecnológica había sido reemplazada por la promesa de que todos podíamos ser celebrities, o rock stars. EL FUTURO era un concurso de popularidad en las nuevas redes sociales, fotos de comida de aspecto vintage, y ropa que aparenta ser de nuestros padres. Pero también era una afición desmedida por crear, por descubrir y compartir. De repente, todo el mundo quería ser DJ, fotógrafo, ilustrador, crítico musical, escritor.

¿Y qué pasa entonces? Pues que mucha gente se ríe. Se ríe de ellos. A veces se indignan. "Todos los jóvenes quieren ser blogueros, diseñadores... " dicen. Lo dicen con inquina, con desprecio. Hay chistes en facebook. Se oye en la calle. La gente quiere jóvenes que den el callo y que les saquen de la crisis. Pero es que, en geneal, un porcentaje muy elevado de españoles desconfían profundamente de cualquier manifestacióna artística o cultural. "Los músicos son unos vagos" escriben indignados como comentario en cualquier periódico online.

Vale que no todo el mundo tiene las mismas aptitudes, o ganas, o perseverancia como para conseguir una voz propia y poder vivir de ello. Pero una sociedad donde muchas personas se esfuerzan por crear o por entretener a los demás, a mí desde luego no me parece una sociedad sin metas o sin miras al futuro sino todo lo contrario. No me parece nada triste ni patético que todo el mundo lo intente, y a la vez, aprenda a valorar el trabajo de los demás. Un aspirante a músico es el primero en consumir música, en comprar discos y asistir a conciertos. Un aspirante a escritor descubre a otros escritores leyendo, y hace que la escena sea mayor y más fuerte. No sé. Ojalá todo el mundo tuviera algo diferente que decir. Sí; ojalá pudiera disfrutar de las ilustraciones de un millón de ilustradores diferentes, ojalá un millón de fotógrafos retrataran el Templo de Debod de un millón de formas diferentes. Ojalá el número de músicos o Djs fuera tan elevado que pudiera descubrir cada día una canción para levantarme alegre y olvidarme del lío en el que la gente seria nos ha metido a todos.

Va a resultar que el futuro es un páramo desierto repleto de artistas. Ni robots ni coches voladores. Pues bueno. Ya que nos vamos todo a tomar por culo, que por lo menos sea de forma bonita.

Originalmente escrito para la revista Vanidad, sept 2012

7 sept. 2012

Fauna Mongola otra vez



Ha sido un agosto productivo y he podido empezar varios dibujos de Fauna Mongola, que iré subiendo poco a poco. Volver con algo en septiembre siempre parece como empezar el cole de nuevo, y es una sensación que echaba de menos. Porque seamos sinceros, los últimos días del verano siempre eran aburridos. Lo malo es que al días 3 de clase ya estaba deseando que volvieran las vacaciones.

Pero ese no es el tema. Una de las razones por las que abrí este blog es poder desencorsetarme de la estructura tan rígida de Fauna Mongola y mostrar ciertos detalles que, o por falta de espacio o por el reducido tamaño de imagen pasan desapercibidos. Primeros planos de los problemas de piel del Señor Lobo, por ejemplo. A pesar de que mantiene un look juvenil no puede disimular que los años no pasan en balde.

¿De dónde viene con la mochila a las cinco? ¿Qué demonios hace con una mochila a las cinco? No tengo ni idea, la verdad. Pero hay más preguntas que ni yo, que lo conozco de toda la vida, de 10 años o más, no sé responder. ¿Quién demonios cree que es buena idea subir a Instagram una foto de dos huevos fritos? O sea,  las fotos de comida de Instagram sirven para vender la gran carambola: Aparte de tener una sensibilidad estética increíble (cada uno de los filtros de fotografía pone el estado de ánimo por mi) soy un partidazo porque cocino así de bien. Le pongo amor a las cosas. Cocino para mí, pero mañana podría ser para ti." Eso dice una foto de comida. Pero dos miserables huevo fritos. Esfuérzate, cabrón, pon más esfuerzo en venderte!
La verdad es que acabé por cogerle mucho cariño al personaje. Soy un poco Señor Lobo y no lo reconoceré fácilmente, pero es así. No soy el único que le tiene aprecio al viejo gruñón. Misteriosamente, conserva una puñado de amigos del colegio que le siguen llamando fielmente, y le hacen pasarlo bien a regañadientes. Pero sobre todo, tiene a su gato, al que no le he puesto nombre aún, que es lo que más me ha gustado dibujar de toda la entrada

28 ago. 2012

Las cartas sobre la mesa

Hace dos años fui amablemente invitado por Luna de Miguel a una convención de bloggers que se celebraba en Gijón,  a la que acudí, aún incrédulo y tembloroso, para intentar explicar qué demonios era aquello de Fauna Mongola. Como soy parco en palabras y lento de pensamiento (si me habéis oído alguna vez por ahí sabéis a lo que me refiero) me preparé una especie de diapositiva/chuleta que hablara por mí. En ella, desglosaba la estructura básica de cualquier post de FM y aclaraba que, lejos de cualquier sorpresa ingeniosa, me limitaba al recurso sota, caballo, rey, que tanto nos facilita las cosas para coger el tonillo general de una idea.



Básicamente, aquí está todo. Supongo que son las instrucciones para hacer un post de Fauna Mongola.  Hacía tiempo que quería compartir esto. Había perdido el archivo, y al encontrarlo, me ha parecido gracioso e incluso tierno. Acompañada de esta imagen, creo que iba un speech dubitativo sobre mis intenciones al crear el blog. No os voy a mentir. El trasfondo es solo esto.

27 jul. 2012

Comida Punk


Lo vi claro cuando el otro día leí la noticia: Disney, la supercorporación de la utopía políticamente correcta, dejará de emitir publicidad de comida basura. No sólo eso, sino que en un intento de adoctrinar nutritivamente a las masas, creará la etiqueta "Mickey Check", el sello identificativo de los alimentos saludables. Que un ratón avale tu dieta es muy American Dream. Me pregunto si estamparán Mickey Checks en cada naranja, lechuga o tomate que se produzca en el campo español. Sería bello. A lo que iba. Lo vi claro entonces. La comida rápida es un elemento subversivo en la cadena de montaje de aspiraciones occidental. Es punk. Como lo fueron los cigarrillos la década pasada. En un mundo en el que cada céntimo cuenta no podemos permitirnos pagar los tratamientos de salud de las gordas y los gordos, auténticos dinamitadores del pensamiento único y estandartes del desprecio por el canon estético. El demonio tiene forma de Big Mac, como hace años tuvo forma de droga, de amor libre, de comunismo, de laicismo. Comer como un cerdo es hoy en día una actitud tan revolucionaria como lo fue en su día dejarse patillas. Castigar el cuerpo para proporcionarnos placer es la última forma de protesta que nos queda, porque el cuerpo es el objeto final de propaganda del sistema. Si hay cuerpos perfectos, el sistema funciona. Somos hombres y mujeres anuncio.

  Lo bonito de la comida basura, precisamente lo atractivo que tiene, es el riesgo que conlleva. Es la mística del veneno, que en pequeñas dosis altera el organismo lo suficiente como para acercarlo al éxtasis. De hecho, numerosos estudios intentan probar que estos alimentos afectan al cerebro de manera similar a las drogas. Muchos recordaréis las imágenes de una enfurecida americana golpeando a la chica de la ventanilla de un drive thru tras enterarse de que se habían agotado los nuggets de pollo. O tal vez, también en EEUU, aquella señora que se prostituía por el mismo manjar a la puerta de un McDonalds. Comer guarro te coloca inmediatamente en la liga de lo macarra. Si flirteas con el fast food pero no sucumbes completamente a su llamada, eres uno contra mundo, un utopista con los pies en la tierra. Un Winston Chruchill, un Harry Callahan, una Lisbeth Salander. El presidente Obama para en un establecimiento de comida rápida con sus hombres y pide unas hamburguesas, alitas de pollo. La imagen le acerca al pueblo; es un hombre duro, que no renuncia a su pisar la línea. Su mente está más allá de las preocupaciones físicas. Hace cincuenta años estaría bebiendo whisky y dando palmadas en el hombro de algún estibador malencarado. Hoy en día, esta escena sería impensable, porque esas productos llevan la carga semántica de un pasado atávico que queremos enterrar. Pero si la comida basura te atrapa de verdad pasas a ser un freak denostado y un outsider. Un místico de lo terrenal y el enemigo a batir. Hace 20 años los tipos malos tenían bigote. Hace 10 fumaban. Es posible que en breve se alimenten de pizza y burritos, y pidan un extra de queso en sus nachos.  

A mí, que tengo una relación de amor - odio (como todos los verdaderos romances del mundo) con la comida rápida, no me hacen ninguna gracia estos ataques a lo gocho. Negarnos el placer de comer mal es negarnos el placer de pensar y actuar por nosotros mismos, de equivocarnos, y tomar decisiones. Después de todo, comer no es sólo el mecanismo para obtener energía, sino, para mucha gente, el único placer que les queda y el último reducto de libertad animal en este mundo robotizado.

Publicado originalmente en Vanidad, julio de 2012

16 jul. 2012

Mi primera bicicleta

Una entrada para el blog 55dsl Stories de Diesel. Que viva mucho y siempre el táctel, amigos
http://55dslstories.com/site/artista/35

10 jul. 2012

Gran Examen de Reválida CUADERNO


Este miércoles, 11 de julio, estaremos presentando, Daniel, Jan y yo, el CUADERNO Blackie Books, en FNAC Triangle, Barcelona, a las 19:00h. Haremos un examen sorpresa, aviso (qué asco, el profesor enrollado que te avisa de un examen sorpresa, eh?) . Habrá algunos premios y algunas risas a nuestra costa. Será el momento de luciros. De sacar el nerd, el listillo que lleváis dentro, de ganar en base a esos conocimientos que atesoráis con un Diógenes galopante, y que os prometieron que servirían para algo en esta vida. Animáos a venir. No podéis pasar más vergüenza que yo.

3 jul. 2012

Carteles Razz



Hace unos días hice un par de ilustraciones para unos carteles de Razzmatazz en colaboración con Sergio Ibáñez. Después de haberle dado caña en CUADERNO, me seguía picando el gusanillo de la ilustración más realista, aunque al final acabe usando los mismos colores siempre, sea Fauna Mongola o wathever. Es extraño, pero poco a poco he acabado usando los colores que amaba de pequeño y que odiaba de adolescente y postadolescente (o lo que quiera que sea un mico en sus primeros veinte). Bueno, no más relleno de texto por ahora. Los dos carteles ya están convenientemente separados. No sabía exactamente qué escribir para conseguirlo. Lo que cada vez saco más en claro es que ENCANTA dibujar animalillos. Esperemos que no acaben reducidos a motivos para decorar carteles, de cualquier forma....


1 jul. 2012

Tú eres el escaparate


Acabo de encontrar este dibujo que hice hace unos meses para una presentación de Sra. Rushmore en el que daba mi visión de la autopromoción en las redes sociales. Me hace gracia, porque tras ello he estado trabajando sobre personajes manteniendo diálogos interiores, aunque no haya nada serio que enseñar aún. El dibujo es en sí muy básico, pero creo que se entiende bien. Lo que ya dudo es que se lea, así que os amplío un poco el cuadrado que incluye texto pequeño. ¿Que no se lee aún? Partirlo en tres tres trozos lo haría igual de ininteligible... Pero si queréis pillar el sentido general de la historia: no es oro todo lo que reluce

27 jun. 2012

Casa Jäger Valencia


Hace no mucho hice este cartel para la fiesta Casa Jäger Valencia. Era ligeramente diferente en un principio, pero estoy bastante satisfecho con el resultado final. Tenía muchas ganas de hacer algo con una composición muy marcada y colores estridentes. Algunos de los personajes que aparecen aquí me gustan mucho, hay más de uno que llevaba diseñado desde hacía meses y estaba esperando el lugar adecuado para meterlo. Entre puerta y ventanas hay inscrita una botella de Jägermeister. ¿Es demasiado icónica y no se reconoce? Pensé que se vería a la primera, pero hay mucha gente que no la ve. Este es el tipo de errores que cometemos ilustradores/diseñadores a menudo: Pensar que el espectador va a ver el resultado con nuestros ojos, y que todo lo que hacemos es evidente. De todo se aprende!

Cuaderno Blackie Books


Hace tres meses queno actualizo, y no porque no haya estado trabajando, sino, más bien, todo lo contrario. La razón de tanto trabajo la tiene en parte el proyecto más loco en el que me he embarcado por ahora, el CUADERNO BLACKIE BOOKS, una especie de librito de pasatiempos y ejercicios para gente adulta e inquieta. Más de 400 ilustraciones de toda índole, que me han mantenido pasándomelo como un enano los últimos meses, y evitando que me deprimiera al tanto de telediarios y periódicos, y sobre todo, aprendiendo todo tipo de datos dementes de la pluma de Daniel López Valle, el hombre que lo sabe (casi) todo. En el CUADERNO, un proyecto que ya llevaba tiempo gestándose, y que se ha ido dando forma a sí mismo a medida que iban surgiendo complicaciones o retos, hemos trabajado a destajo el mencionado Daniel López, Jan Martí, Sirag Nabih, Sergio Ibáñez y servidor. 


Ya tengo el CUADERNO entre manos, huele genial, y se puede pintar encima, que es lo que más ilusión me hace de todo. Es un libro que se puede tratar mal, que es lo mejor que se le puede hacer a un libro. Hay que escribir, dibujar, colorear. Hay que apuntar, hay que unir. Se puede emborronar y se puede borrar. Se puede enguarrar. Por favor, pintad bigotes y gafas, y mierdas y pollas sobre todas mis ilustraciones, nada me haría más feliz.


Para el CUADERNO he hecho todo tipo de dibujos. Unos más de "mi estilo", donde creo que encajaba o no distraía demasiado. Después de todo, la ilustración está supeditada al ejercicio, que es el verdadero protagonista del libro. Es el que os proporcionará las horas de entretenimiento y el que hará aumentar vuestra capacidad cerebral hasta donde sólo vuestras madres sospechaban que podríais llegar. En algunos casos he utilizado un tipo de ilustración más "realista", que es la que encajaba con el tono de la historia o apartado.


Espero que si llegáis a tener el CUADERNO en vuestras manos paséis un rato tan agradable como el que he pasado yo trabajando en él. Después de todo, pasarlo bien es algo que nunca nos podrán quitar, no?

26 jun. 2012

Despedidas de solter@


Se me hace imposible pensar que hay un Dios que nos ve desde arriba, jaleando borrachos las ocurrencias de un tipo vestido de polla gigante, y no piensa en borrarlo todo y volver a empezar.

Las despedidas de soltero me ponen un poco triste. Esas con penes en la cabeza, con camisetas o con carteles de “se busca retrasado mental”. Con amigas y amigos aplicando la mecánica de la diversión futbolera a la vida real. Me hacen gracia, me río un rato con ello,y luego se acaba. No me provocan indignación, ni me muero de vergüenza ajena ni nada. Pero creo que plasman a la perfección la naturaleza del ser humano. “Si no puedes con ello, ríete de ello.”

Las despedidas de soltero reflejan mejor que nada la idea que la sociedad, a grandes rasgos, tiene de la diversión y de la vida. Esa “última gran juerga”, el homenaje al paraíso perdido de la libertad y la soltería, se condensa en pollas y tetas, mucho ridículo y nada que nos pueda comprometer demasiado. Cuando veo a este tipo vestido de pene gigante con sus amigotes tocándole el culo, mi sensación de asombro se ve contrarrestada por la certeza de que la intención inicial era pasar la noche más loca de sus vidas. Dejar el recuerdo imborrable de una época que se acabó, y dar rienda suelta a los últimos coletazos de salvajismo que le queden a uno. En pocas palabras, pasar por la vicaría sintiéndose realizado.

Hay que reconocer que el elenco de opciones del que disponemos para ello es excepcional: De los carteles humillantes con foto a camisetas ocurrentes, todo es poco para nuestra explosión dionisíaca. Atributos masculinos y femeninos en diademas, luces y neones, varitas mágicas... Los espectáculos de striptease me parecen fascinantes, así como todo lo que responde a esta lógica del sí pero no. Pero llega un punto en el que no sé si se trata de celebrar el paso de un estado civil a otro, o, simplemente, de divertirse creando el momento social más incómodo posible. Si no, que alguien me explique los disfraces de bebé en pañales, de marinero de raso o de plátano. No estoy seguro de que uno siempre se lo pase mejor vestido de plátano. Y no estoy diciendo que os tengáis que embarcar en una orgía con MDMA todos los amigos, pero ¿cuál era el sentido de todo esto? Nos defendemos de la vida haciendo parodias de la vida.

Me gusta mucho la gente que celebra espontáneamente momentos, que responde a la lógica del “cualquier ocasión es buena”, y creo que es la gente más divertida que existe. A mí me gustaría ver gente celebrando de todo, la idea más peregrina. Pero la sensación que me da al ver una de estas comparsas es precisamente la contraria: cuando tienes que ritualizar tu diversión es que no sabes divertirte. Cuando terminas por hacer un paripé del sexo, del exceso y de la amistad, para rendirles un homenaje, es que has pasado de puntillas por la vida en muchas ocasiones. Ocurre en todos lados. Me siento fatal cuando veo esos anuncios de Ashley Madison, pienso, “quién necesita una empresa para tener una aventura?” No porque sea la cosa más fácil del mundo, (que habrá para quién lo sea,) sino porque el servicio en sí es deprimente: te ahorra el tener que valerte por ti mismo, el descubrir cómo hacer las cosas en este mundo. Moriremos sin saber nada de esta vida. ¡Pero que no se diga que no lo hemos celebrado!

Originalmente escrito e ilustrado para Vanidad, junio de 2012. Ya tenía ganas de hacer un dibujo en plan Fauna Mongola!!!

Desguace Hater


Me había quedado pendiente hablar aquí de la tribu más heterogénea y divertida de toda la Red: los haters. Todos somos un poco odiadores, en realidad, y es normal que nos cueste reconocerlo porque el odio es el anticlímax de la elegancia. Pero un hater no es el que comenta jocosamente y de forma ingenua el video de Loewe. El odio del hater tiene raíces profundas, como de otra época, como de moral herida. El odio del hater es gracioso y es oscuro porque es sentido y ridículo. Él se ve como Batman. Los demás lo ven como Rouco Varela.

Cuesta entender que alguien emplee todos sus medios en criticar destructivamente algo, habiendo tanto por descubrir y abarcar, y con todo al alcance de la mano. Entretenedores de primera, de segunda y de tercera tienen el derecho, y casi diría que el deber de no gustar a todo el mundo. Uno recompone esa pléyade de opciones artísticas, sociales y culturales para darse sentido a sí mismo. El odiador se da sentido a sí mismo sólo a través de mostrarse en público vomitando de su boca el objeto fetichista de su odio. Y es que, en el fondo, todo hater es un gran exhibicionista, aunque sea un exhibicionista anónimo, que requiere una dosis de atención que no encuentra fuera de su foro.
Yo, que soy medio blogger y medio hater, sé de lo que me hablo. Odiar de forma tan emocional es algo muy poco posmoderno porque deja al descubierto de forma muy evidente todos tus puntos débiles. No hay que bucear mucho por Internet para encontrar definiciones de hater que hagan referencia a la envidia o a la frustración como desencadenantes del proceso de odio. No es difícil, tampoco, inferir de ello que estamos ante algo tan español como El Toro de La Vega (imagen que me viene a la mente cada vez que, por ejemplo, topo con cualquier entrada sobre Lana de Rey en Google.)

¿Pero de dónde nace esta rabia? Al hater no le basta con saber que desprecia a alguien, sino que utilizará su tiempo y sus recursos en intentar que lo demás lo desprecien también. Tratando de profundizar en el tema, he llegado a la conclusión de que todas las justificaciones esgrimidas por los haters se reducen a un puñado. También se reducen a un puñado las interpretaciones que soy capaz de hacer de esas razones. Simplificando:
· Se ataca la poca edad/ la falta de experiencia. Sólo puede interpretarse como envidia, o rabia por un fracaso personal previo. ¿A quién demonios puede decepcionar alguien joven con poca experiencia?
· Se critica el aspecto físico. En un porcentaje altísimo de casos detrás de esta razón sólo hay machismo. ¿Alguien ha oído alguna vez hablar de la barriga de Robert Smith?
· El artista es un producto prefabricado/ no tiene talento/ ha copiado a otros. Tras este tipo de declaraciones suele haber un intento desesperado de diferenciarse de los gustos de la masa para ser aceptado por lo que se considera lo cool. Si buscas gente auténtica en cualquier ámbito cultural,la encontrarás a patadas. Mueve ficha y manténte en tu rollo.
· El artista se ha vendido/ Ya no es lo que era. Derivación de la afirmación anterior. Que algo te deje de gustar por ello es del todo normal. Pasar a gritar esto a los cuatro vientos es como ponerse gritar a los cuatro vientos que quieres ser tomado en serio.
· Es una mierda que recibe demasiada atención de los medios/ se ha follado a alguien/ a otros mejores no les han dado la oportunidad. Lo mismo de antes. A veces, también envidia. Venga ya. ¿De verdad molesta tanto la suerte del prójimo?
· Prejuicios raciales, sexuales, nacionales o políticos. Esto....

A veces pienso que no dejamos de ser niños que pintan pollas, gafas y bigotes en las fotos de los libros de texto. Que martirizan a sus San Sebastianes con flechas que enlazan textos crueles. Realmente me da igual. Sólo pido una cosa. No me hagáis ver todos vuestros libros. Visto uno, vistos todos.

Originalmente escrito e ilustrado para Vanidad, abril de 2012

20 mar. 2012

Qué hacemos sin Megaupload.

El otro día me puse a echar cuentas. Habían cerrado Megaupload y todo el mundo se quejaba de no saber qué hacer con su ocio. Yo me sentía un poco confuso: me fastidiaba perder el tren de series y películas recientes en versión original, al mismo tiempo maldecía la dependencia de estímulos externos. Mi generación, yo, tú, carecemos de imaginación. Intenté consolarme haciendo un cálculo: Estimé una hora diaria de películas o series visualizadas en streaming como media para un joven de mi entorno. Ok, eso hacen 365 horas al año, o lo que es lo mismo, 15 días enteros, noche y día. Tiempo suficiente como para ponerse en forma, escribir un blog, aprender a tocar un instrumento o dominar un programa de ordenador que ofrezca salidas laborales o beneficios sociales, como 3D Max, After Effects o Virtual DJ.

El mes anterior había escrito, un poco en broma, que se podía refundar la idea de hogar como forma de esquivar la crisis. Pero me ha sorprendido muchísimo que para algunos el concepto hogar empiece y termine en Megaupload. “Home is where the heart is”, nos cuentan los americanos en sus películas glosando a Plinio a carrillos llenos. Yo siempre he sido más de pensar que “hogar es el lugar donde nos refugiamos de la realidad”. Y para mi generación, este escondite son las series a las que uno vuelve después de un duro día de trabajo, un duro día de juerga o un duro día de mierda. La verdad es que no me extraña. Nos hemos acostumbrado a coger moho delante de joyas como The Wire o Breaking Bad. Durante un breve lapso de tiempo hemos sentido las mieles de sentirnos parte de un mundo de entretenimiento primermundista al que no pertenecemos por derecho. Porque, seamos sinceros, vegetar delante de La Fuga o El Barco requiere realmente fuerza de voluntad.

Tenemos muchísima suerte de poder disfrutar de toda esta cantidad de entretenimiento gratuito en tiempo real. Lo que sea, lo último en cualquier parte del mundo. Y no hablo sólo de series de tv, que parecen ser las estrellas de rock del segundo decenio del milenio (y que han creado un fenómeno fan sin precedentes en la historia de las cadenas de televisión), sino de cualquier tipo de expresión cultural susceptible de ser encapsulada en un formato digital. La gran ventaja no es solo la infinita oferta de productos de calidad para seleccionar a la carta, sino que si eres una persona inquieta puedes absorber las novedades, las tendencias, las escenas, e incorporarlas a tu trabajo/ afición/ pasatiempo. Y esto es algo tan beneficioso para ti como para los que disfrutarán del resultado, si es que este llega a alguien. Por supuesto, el universo Megaupload tiene su lado oscuro: los musgos, las telarañas y los helechos que le crecen a uno cuando decide dedicar todo su tiempo libre a dejarse enredar en sus infinitos servidores. De hecho, Kim Dotcom (fundador de Megaupload) es algo así como el prototipo de usuario definitivo de esta plataforma digital. Un señor de alucinante aspecto alienado con el cuerpo moldeado a imagen y semejanza del puff de su habitación, que transpira THC y al que le caben 500 petabytes en cada carrillo.

Aún no siendo muy amigo de perder tardes enteras descifrando captchas y reiniciando el router, y mirando con desconfianza a aquellos para los que esto es el único ritual de la vida, siento que la cultura de Megaupload ha traído algo bueno consigo: un nuevo tipo de espectador puro, más activo, que decide y que juzga por sí mismo. Sería perfecto si entendiéramos que las series y películas que atesora poseen las claves para ayudarnos a interpretar nuestras vidas. Pero dejar que estas nos sepulten es otra cosa muy distinta. Del Gordo al HypnoToad de Futurama hay sólo un paso.


Escrito originalmente para Vanidad, febrero de 2012

20 feb. 2012

Búnker anticrisis

Al parecer, en épocas de crisis, nos gusta invertir en bienestar, en pequeños caprichos de estética y de confort, por pequeños que sean, que nos hagan percibir que nuestra vida cambia o mejora. En momentos de vacas flacas, nos gusta volver al hogar. En realidad, algunos no tenemos otra opción. Por eso no me sorprendía lo que leía el otro día en algún periódico: Ikea había aumentado de forma significativa su facturación en nuestro país en los últimos dos años. Sus anuncios, por ejemplo, han sabido adaptarse muy bien a este retorno al nido que se ha impuesto en nuestro mundo cotidiano. 

 Supongo que cada vez se hace más vida en casa. Cuevana, Playstation, Facebook, Amazon o Youtube cumplen el papel que podrían cumplir hace años cines, salones de juego, bares, o calles comerciales, y las fiestas en casa de... acaban por ser los momentos memorables de la noche, donde se materializan las juergas y descontroles de última hora. ¿Por qué no llevar esto hasta sus últimas consecuencias? Estamos cansados de oír eso de que los chinos utilizan la misma palabra para crisis y oportunidad y que la vida nos brinda estos pequeños envites para aprovecharlos de la mejor manera posible. No hablo de abrazar como a una tabla de salvación el universo hogareño para salir menos de casa y ahorrarse unas perrillas, sino de reivindicar todo lo que estéticamente podría conllevar: Fiestas de pijamas, juegos de mesa (¡y el Twister!!!), jerséis de lana de motivos navideños, albornoces y zapatillas con forma de garras de animales, pasteles y galletas horneados... ¿Por qué no? Me gusta recordar al niño de La Historia Interminable, envuelto en un edredón debajo de una mesa, encerrado en su universo mientras todo al su alrededor se iba al garete. “Ok, el mundo es una mierda, pero mi mundo no lo será.” Esa parece que empieza a ser la actitud hoy en día. Posiblemente, también sea la actitud del mañana. 

 Mucho se habla de la casa inteligente del futuro, en la que todas nuestras necesidades sean satisfechas de forma centralizada, y nuestras curiosidades saciadas. Se dice que serán casas listísimas, mucho más que nosotros, y que serán capaces de comunicarnos con el exterior sin que tengamos que poner un pie en la calle. Pero yo me imagino que en este futuro estaremos todos en pijama, y nuestras vidas se rodarán sin exteriores. Acabaremos por ser animales de Sopinstant y Batamanta, de maquillarse para la webcam, de edredones y albornoces caros y preciosos. Seremos mucho más manipulables. Pero también será todo más cómodo, más suave, como las entrañas de un oso Mimosín King Size. Una vida de un insustancial casi casi nihilista , pero tal y como están las cosas, a mí no me parece tan mal.

Originalmente escrito e ilustrado para Vanidad, diciembre de 2011

Poco después cerraron Megaupload y me he visto obligado a retomar el tema para este mes. Pero eso ya lo veremos...

18 feb. 2012

Daniel Flúor Guy

A menudo me preguntan si le tengo un especial cariño a alguno de los personajes de Fauna Mongola. Y sí, es cierto, le tengo mucho cariño a algunos, aunque hay muchos otros que los quiero poco más que a un hijo tonto. Mi favorito, sin embargo, no llegó nunca a aparecer en el blog, sino que lo hice como un encargo sobre festivales (entre los que estaban otros tantos personajes) para Playground (muy guay su nuevo rediseño, por cierto) hace ya varios meses. No sabría decir qué es lo que me gusta de él (hasta tiene nombre, amigos: "Daniel Flúor Guy". Sí, a veces le pongo nombre a las cosas. Una vez tuve una planta que se llamaba Vanessa, pero eso es otra historia.), pero lo que sí puedo asegurar es que marcó un antes y un después en mi forma de utilizar el color en los dibujos. Aquí abajo dejo un par de dibujos de la serie, que también me hacen bastante gracia.