29 nov. 2013

Personajes Kakebo

imagen del producto
A veces a uno le toca uno de esos trabajos que, por divertido y gratificante, parece que se hace solo. Uno de esos trabajos que apetece hacer todo el rato. La creación y desarrollo de los dos personajes de Kakebo, el libro de cuentas y método de ahorro de Blackie Books, cae de lleno en esta categoría. La idea era crear dos protagonistas antagónicos, un cerdo ahorrador (una hucha, bingo!) y un lobo derrochador, que se disputaran tus ahorros a lo largo de todo el libro en diferentes situaciones. Estos debían conservar un aire japonés reconocible, pero sin caer demasiado en lo infantil.

Cerdo intelectual

Cerdo triste, arruinado, la crisis hace mella

Lobo y cerdo enfrentados por tu dinero
Los dibujos, como veis, son muy sencillitos, y pensados a medio camino exactamente entre el icono y la expresividad del manga. Lo difícil, en estos casos, (al menos par mí) es quitarles todo lo accesorio. Os voy a enseñar la lista completa de dibujos de Kakebo. 

Lista completa de personajes Kakebo
Yo tengo mi cerdo preferido, lo tengo claro!

20 nov. 2013

Cuando yo tenía cinco años me maté

Realizado por Cristóbal Fortúnez para Blackie Books
Esta es la cubierta que hice para Cuando tenía 5 años yo me maté, publicado por Blackie Books, y es la primera portada que incluye un dibujo mío a lápiz en b/n. Tanto el título como los logos  y los textos de la contra están redibujados para darle esa apariencia menos fría, algo más táctil, que creo que le beneficia bastante. Como curiosidad, os diré que, además de esta cubierta hay otra en catalán, por lo que tuve que hacer el trabajo de escribir los textos dos veces.

Cubiertas por Cristóbal Fortúnez

El dibujo, como os podéis imaginar, fue laborioso, y por cubrirme las espaldas trabajé a más del doble del tamaño original. El momento más complicado del proceso, sin duda, el escaneo. Quien haya tratado de escanear dibujos a lápiz sabe a lo que me refiero; los trazos claros tienden a desaparecer y se crean unos bordes dentados muy desagradables en las líneas menos marcadas. En fin, nada que no se arregle con varios escaneos diferentes y algo de retoque posterior. Aunque nunca se llegue a la textura más "suave" del dibujo original. Por cierto, el libro es muy bonito, de verdad. Si no habéis dejado de ser niños del todo, creo que os gustará.

Todo está redibujado